Cómo decorar una cocina

Cómo elegir el colchón adecuado

La cocina es una de las estancias en las que menos nos fijamos a la hora de decorar nuestro hogar. Por norma general esta estancia tiene ciertos elementos propios e incorporados al comprar una casa que no se suelen remplazar por su aparatosidad y el coste que supone. Así pues, lo más normal es que las paredes, suelos y armarios no se reemplacen hasta pasados muchos años.

Llenar la cocina de objetos decorativos no es lo más indicado para darle el estilo que nosotros queremos. Si bien es cierto que hay que añadir elementos que decoren y aporten colorido y estilo a la cocina, hay que cuidar de no recargar el ambiente; la cocina es un lugar para cocinar y comer y precisa espacio. No hay mejor forma de decorar que con los propios utensilios de cocina. Platos, tazas, tablas… nos servirán para aportar nuestro estilo decorativo. Un ejemplo de cómo darle color a nuestra cocina son los cubiertos y demás utensilios, estos están fabricados en acero pero se les incorporan mangos de cualquier color que combinan con nuestra decoración.

Los platos actualmente gozan de grandes diseños, con diferentes formas y tamaños, en colores lisos o estampados. Mostrar nuestros platos tiene muchas ventajas, da color a nuestras paredes si los tenemos colgados y si los exponemos en vitrinas darán sensación de orden y nos resultará más fácil guardarlos.

Por último, resulta también muy importante combinar cortinas o estores (según el gusto de cada uno, pero eso si de colores sufridos) con los paños de cocina y delantales que solemos tener colgados por algunos rincones. Si escogemos unos colores adecuados y los dispersamos por toda la cocina, crearemos un ambiente cálido o explosivo según la combinación. Otros elementos a tener en cuenta son los botes para guardar pasta, arroz y el indispensable reloj de cocina, que con diferentes estilos y tamaños se puede adaptar a cualquier gusto.

 

Relacionados

X