Cómo elegir el colchón adecuado

Cómo elegir el colchón adecuado

Un tercio de nuestra vida transcurre en la cama, por eso, al elegir el colchón de su cama, ha de tomarse todo el tiempo que necesite. El acto de tumbarse en una tienda sobre el colchón que desea comprar, puede resultar un tanto embarazoso, pero no dude en hacerlo ya que de esa prueba dependerá el que usted tenga un buen descanso durante los próximos años.

Un buen colchón es el que presta apoyo a toda la columna cuando se está acostado boca arriba. Es conveniente cambiar el colchón cada 10 años, ya que pasado este tiempo no se puede garantizar que continúe en buen estado. No obstante, puede usarse más años si se mantiene en buen estado. Se debe dar la vuelta al colchón cada tres meses (girarlo arriba y abajo, y de la cabeza a los pies) independientemente cual sea el modelo, evitando así que el colchón se deforme en cualquiera de sus lados.

En cuanto al material del colchón, hay varios tipos, aunque dos son los que más se venden. Por un lado, están los colchones de látex, más caros y duraderos, pero que contienen millones de pequeños agujeros que permiten que el cuerpo transpire. Estos colchones se adaptan a los movimientos que se hacen al dormir, pero sin perder la firmeza necesaria para un buen descanso. Además, son hipoalergénicos y resistentes tanto al polvo como a la suciedad. Esta opción, resulta la mejor elección para personas que sudan mucho o que están enfermas y deben pasar largo tiempo en la cama y son más duraderos que los colchones de muelles (duran hasta 15-18 años). Por otro lado, están los colchones de muelles, que ofrecen distintos grados de firmeza según el refuerzo de los muelles. Éstos ofrecen un adecuado aislamiento térmico y su elasticidad es muy buena, ya que cada muelle se encuentra en una bolsa independiente, y son los más vendidos aunque duran algo menos que los de latex (10-12 años).

El grosor ideal del colchón es de 15 centímetros como mínimo; el largo debe ser 10 centímetros superior a la altura de quien dormirá en él y la anchura mínima recomendada es de 80 centímetros para una cama individual y de 135 centímetros para una doble.

 

Relacionados