Crea ambiente con iluminación

Escoger bien la iluminación de cada habitación

Para escoger bien la iluminación de cada habitación debemos de tener muy claro cual va a ser su uso, no es lo mismo un lugar para estudiar, que para comer o dormir. En las habitaciones grandes como el salón o comedor es conveniente tener una luz blanca, neutra, con grandes lámparas en el techo que iluminen en general pero de forma algo focalizada hacia los puntos de interés como la mesa de comer. Esta iluminación crea un ambiente luminoso y fresco ideal para las reuniones con los amigos.

Para los rincones a los que no le llega bien la luz utilizaremos lamparitas o difusores que otorguen un aire distinto. Jugando con esta iluminación complementaria crearemos dentro de una misma habitación distintos ambientes. Por ejemplo, un rincón de lectura con una luz potente y centrada; o un lugar más recogido con luz tenue y regulable para poder sentarse a conversar tranquilamente. También tenemos la posibilidad de iluminar las paredes en vez de colocar lámparas desde el techo; las paredes luminosas dan sensación de amplitud a la habitación, y es ideal para casas pequeñas. En los dormitorios podemos combinar el color de las paredes y complementos con la luz. Existen bombillas opalizadas coloreadas que pondremos a juego con la habitación para ganar en confort y darle un toque más íntimo y sofisticado. Si el dormitorio es para un niño es aconsejable una lámpara halógena que de viveza y evite contrastes.

 

Relacionados

X