El Gobierno impulsará un plan de apoyo al sector del mueble para que se mantenga como motor económico

La reunión tuvo lugar en la sede de la Delegación del Gobierno en la Comunitat Valenciana, con el objetivo de estudiar la situación de este sector productivo, integrado por 40.000 empresas y 250.000 trabajadores en el conjunto de España, y abordar medidas para asegurar su continuidad.
De la Vega, que mostró el “compromiso” de la Administración central con los fabricantes de madera y mueble, comentó que el objetivo del Gobierno será, por medio de este programa, defender la calidad de este sector “ante productos que suponen competencia desleal”, estableciendo en las fronteras los controles que lo garanticen y asegurando “las buenas prácticas en los sistemas de contratación”.
Asimismo, se trabajará por impulsar la competitividad del mueble y la madera, promover la investigación y la innovación en nuevos productos y mantener los puestos de trabajo en esta actividad, así como aumentar la cualificación del sector, favorecer el reciclaje y “cuidar a los trabajadores de mayor edad”, teniendo en cuenta su experiencia. Igualmente, se prevé contribuir a la salida de esta actividad al exterior.
La responsable del Ejecutivo central destacó la “gran sintonía” con la que ha trabajado con los responsables del sector del mueble y la madera, al tiempo que resaltó la voluntad del Gobierno de trabajar para que éste sea “más moderno, más competitivo, más productivo, más innovador, más fuerte y estable”. Agregó que éste es “un sector con importancia para la economía española y de la Comunitat Valenciana”.
Mostró la “plena confianza” de la administración central en esta actividad económica que, según dijo, cuenta con empresarios y personal “con gran capacidad dinamizadora y de innovación”, además de afirmar que “con el calendario de trabajo” pactado con el sector “antes de fin de año”, éste se encontrará “en vías de cambiar los parámetros de funcionamiento y con grandes perspectivas de futuro”.
María Teresa Fernández de la Vega indicó que tanto los responsables del mueble y la madera como el Gobierno trabajan “desde hace tiempo” en dicho plan, “fruto del diálogo y del trabajo en común”. A su vez, recordó iniciativas similares puestas en marcha en otros sectores productivos “importantes” de la Comunitat Valenciana como el del calzado o el textil.
El plan de apoyo al sector del mueble y la madera contemplará incentivos fiscales, entre ellas, deducciones de hasta un 10 por ciento en el Impuesto de Sociedades y descuentos en el IVA, así como ayudas a la reindustrialización o líneas de crédito. La vicepresidenta recordó también los programas de promoción del sector como ‘Vivir con Madera’, ‘Construir con Madera’ y ‘Transportar con Madera’, tres iniciativas en las que el Ministerio de Industria ha invertido entre 2006 y 2008, un total de 1,5 millones de euros, dijo.
Modernizarse

Por su lado, el presidente de Federmueble, Alfredo Roe, que compareció junto a De la Vega en la rueda de prensa que ofrecieron tras la reunión, valoró la “puesta en común” llevada a cabo desde el sector y el Gobierno central para “concretar qué hacer en un momento complicado como el actual”, dijo. Asimismo, agradeció el “gran interés”, la “comprensión” y la “actitud” de la vicepresidenta ante el sector del mueble y la madera.
Roe comentó que los problemas del sector no son sólo coyunturales sino de “debilidad estructural” por lo que el plan comentado hoy “intenta llegar hasta la estructura organizativa de las empresas, reducir la vulnerabilidad y fortalecer la capacidad competitiva” frente a las ayudas sólo “horizontales” que se prestaban hasta ahora, sostuvo. Indicó que éste es “un sector complicado que desde hace tiempo piensa que es necesario modernizarse, mejorar la baja productividad y su competitividad en los mercados exteriores”.
Asimismo, avanzó que el próximo 22 de julio ya está prevista una nueva reunión con el Ministerio de Industria, con representante de los sindicatos y Ministerio de Trabajo para “canalizar todo esto”. Alfredo Roe consideró que el actual es “un momento complicado” pero advirtió de que se trata de “un momento más” ante el que es “necesario que todo el mundo recupere la confianza”.
Se mostró convencido de que se podrá salir adelante porque ésta es una actividad en la que hay “gente muy dinámica” e invitó a trabajar “todo el mundo hombro con hombro”. “Es cuestión de trabajar, si trabajamos saldremos, si nos dormimos no”, dijo.
Fuente: El Economista 15/07/2008

Relacionados