El mueble clásico tira del sector

Tras varios de años de abogar por la modernización del sector, en el sentido de apostar por un producto diferenciado, contemporáneo, escorado hacia la innovación, el diseño y las nuevas tecnologías -la Feria Hábitat se pretendía que fuera la gran impulsora de esta nueva tendencia- el mueble valenciano está empezando a vislumbrar la luz en esta crisis gracias al estilo clásico, en ocasiones sobrecargado, casi rococó. Así lo pusieron ayer de manifiesto en la inauguración de Hábitat Valencia el director del certamen, Ignacio Mateu, y el presidente de la patronal valenciana del mueble y la madera Fevama, Vicente Folgado.

El mueble, el principal sector que expone en Hábitat -también lo hacen el textil, la iluminación y la decoración- está pasando unos años durísimos de recesión. En lo que llevamos de 2010, su producción ha caído un 7%, afortunadamente a gran distancia del 30%/40% del año pasado. En este ejercicio seguirán produciéndose cierres de empresas y, tras una reconversión laboral de gran calado, se espera que los despidos sean ahora “en goteo”, según Folgado, quien considera que el sector “ya ha tocado fondo” y augura que la recuperación del empleo y la producción se demorará al menos tres años para volver a los niveles de antes de 2006.

La única alegría para los empresarios de esta actividad -en vista de que la demanda interna sigue afónica y que la importación, de producto de baja calidad, sube un 35%- está en el exterior. En el segundo trimestre del año, las exportaciones han crecido un 5,5%, gracias fundamentalmente al impulso de países como Rusia, el resto de repúblicas ex soviéticas, los países árabes, algunos asiáticos como Indonesia, Singapur o Malaisia, y, en mucha menor medida, por su carácter incipiente, estados africanos como Marruecos, Argelia, Kenia o Angola. En todos ellos, pero principalmente en el caso de los citados en los primeros lugares, lo que se demanda es el mueble clásico de lujo, que, según Folgado, representa el 70% de la producción valenciana. Así que es el “mueble clásico el que está tirando; hay una cierta vuelta a ese estilo”, indica el presidente de Fevama, quien quiso matizar que este tipo de producto “se está adaptando y buscando alternativas”, además de incorporar diseño. Por último, el empresario de la iluminación Antonio Almerich expresó la sensación que cunde en estos sectores con esta afirmación: “Si no fuera por la exportación, estaríamos todos muertos”.

 

Fuente: Levante-EMV 29/09/2010

 

Relacionados