Estilo marinero para interiores

Estilo marinero para interiores Otro estilo marinero para interiores Otro estilo marinero para interiores

El mundo marino, convertido muchas veces en protagonista del diseño de moda, podemos adaptarlo a la decoración de interiores y plasmar con pequeños detalles los rasgos característicos de este estilo en todas las estancias del hogar. Esta tendencia decorativa es apropiada para las casas y apartamentos de zonas costeras, por lo que se reserva casi siempre para las viviendas de verano. No se trata de recrear un auténtico catamarán, sino de lograr la armonía con pinceladas marinas.

Este estilo, basado en la combinación de los colores azul y blanco en todas sus gamas, desde el azul cielo al marino y desde el blanco más puro al blanco crema, busca la luz y el sosiego. Para conseguir la armonía perfecta, son necesarios muebles de madera en tonos claros, en arce o abedul y se debe huir del recargamiento evitando que el mobiliario más funcional sea de color blanco o azul.

Como en cualquier tendencia, son los pequeños detalles los que realmente dan forma al ambiente. No se trata de colocar peces y redes por todas partes, sino de saber adecuar los distintos elementos decorativos. Las plantas, como en cualquier otro estilo, son un elemento fundamental, pueden plantarse en maceteros de terracota y de aluminio mate con motivos azules y náuticos. También podemos decorar rincones, mesas y estantes con jarrones y tarros de cristal llenos de piedras de playa y con pequeñas cestas repletas de conchas.

Los textiles no cobran excesivo protagonismo en este estilo, sin embargo cabe apuntar que la mejor opción resulta de la combinación de textiles en algodón y lino blanco con los que multiplicar la luz del hogar, también deben primar los tonos lisos por encima de los estampados y olvidarse de las previsibles rayas azules y blancas en cortinas y en sofás.

Las lámparas, como siempre, son fundamentales para crear ambiente. Si el salón es amplio, resulta aconsejable colocar una serie de focos en el techo, y emplear algún otro punto de luz en la estancia, por ejemplo una lámpara de pie puede servirnos para iluminar algún rincón, junto al que colocar un pequeño rincón de lectura.

Hay que evitar decorar con los previsibles motivos náuticos como timones, salvavidas o cuadros de nudos marineros. En su lugar se puede colocar una lámina con temas náuticos o fotografías marinas. Debemos dejar los detalles marineros para enseres como la vajilla, la cristalería, la ropa de cama, alfombras… de esta forma será el menaje del hogar el que imprima el auténtico carácter de esta decoración en el hogar.

Por último cabe apuntar las ideas más trend de este estilo, como son colocar en el salón una pecera de diseño con peces de colores o hacer reforma para conseguir grandes cristaleras para que la luz inunde el hogar. El relax debe respirarse en cada rincón de la casa y debe primar la sencillez por encima de cualquier tipo de recargamiento.

 

Relacionados