Ideas para elegir ropa de cama

Dormitorio de matrimonio

Cómo si de un fondo de armario se tratara, a la hora de elegir ropa de cama es necesario fijarse bien en texturas, colores y diseños. Hace tiempo que quedaron atrás esas lisas y tediosas sábanas blancas. Ya que pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, debemos procurar vestir nuestra cama de manera que las noches sean lo más cómodas y agradables posible.

A la hora de elegir la ropa de cama es muy adecuado combinar texturas y colores para evitar caer en la monotonía. En la actualidad, el mercado ofrece novedosas texturas en terciopelo, seda u organza que aportan elegancia y delicadeza al ambiente. Si se opta por los clásicos de siempre, el lino y el algodón son tejidos que proporcionarán comodidad y frescura.

Aunque en la variedad está el gusto, se recomienda usar colores armoniosos para la ropa de cama, en especial colores cálidos y planos, tonos lisos y suaves que abriguen a través de la percepción visual.

Por lo que respecta a al edredón, en los últimos años se ha extendido el uso de los nórdicos, una propuesta que ofrece diversas ventajas frente a los convencionales. Estos modelos suelen ser más ligeros, permiten una gran versatilidad al ofrecer la posibilidad de colocarles fundas variadas y son más resistentes, ya que el revestimiento exterior puede cambiarse tantas veces como sea necesario.

En el apartado de los nórdicos nos encontramos con diversas posibilidades, entre las que destaca sobre todo el relleno. Este tipo de edredones pueden ser de fibra o acrílicos, que son transpirables y antialérgicos; o de plumas, que sobresalen por ser grandes aislantes térmico naturales. Aunque los rellenos de plumón ofrecen más capacidad térmica, los nórdicos de fibra presentan la ventaja de poder lavarse en la lavadora.

Otra característica que debe tenerse en cuenta es el gramaje. Los edredones nórdicos se adaptan a las personas más y menos frioleras en función del relleno que tengan.

 

Relacionados

X