Jardines bien iluminados

Jardines bien iluminados

En muchas ocasiones, la primera impresión o, en este caso visión, es la que cuenta. Por eso, cuando accedemos a un hogar que posee jardín es fundamental que tenga un aspecto cuidado y que además cuente con una iluminación nocturna adecuada y adaptada a las necesidades que el mismo espacio verde impone de por sí.

A la hora de determinar que tipo de iluminación se quiere aplicar al jardín es necesario estudiar con detenimiento que objetivo principal busca la incorporación de la luz en horario nocturno. No se puede utilizar la misma iluminación si queremos señalar el camino que marca el sendero que conduce hasta la casa, los bordes de la zona de la piscina o simplemente iluminar ligeramente el contorno de la vivienda.

Si lo que se desea es trazar un pequeño sendero a través de una leve iluminación se puede recurrir a las balizas, los bornes o los reflectores. Este tipo de lámparas aseguran una correcta iluminación y visualmente respetan mucho el entorno gracias a su reducido tamaño.

Para delimitar espacios en el jardín a través de la luz existen diversos tipos de materiales. Desde la madera hasta las lámparas actuales realizadas en metal, se puede combinar y elegir entre un sinfín de combinaciones de luz. Según la intensidad que se quiera conseguir se deberá poner una bombilla con mayor o menor potencia lumínica.

Para alumbrar a la propia vivienda, la persona puede optar por una completa gama de apliques. Estos elementos suelen ir fijados en la pared de la casa en las zonas próximas a la entrada de la misma y en la terraza. El objetivo de este tipo de iluminación no es otro que mantener iluminada esta zona cuando sea preciso.

 

Relacionados

X