La crisis aumenta la multifuncionalidad en el uso de los muebles

La transformación del mueble y la multiplicación de sus funciones en tiempos de crisis económica bien pudiera haber sido el título del certamen de diseño del mueble de Manacor en esta edición de 2009, que ha contado con la participación de 161 aspirantes, 75 de los cuales son profesionales, lo que supone un incremento de un 150% respecto a los 30 de la pasada edición.

Desde pequeños muebles ideados para colgar las llaves, disponer notas de recuerdo nada más entrar en casa, hasta ingeniosos proyectos de obra pública que rescatan el concepto orgánico de las infraestructuras. Todo hecho en madera y concebido “con más originalidad y calidad que nunca”, recordaron los organizadores durante el anuncio público de los premios en las tres categorías en las que se divide el concurso.

La consellera de Comercio e Industria del Govern, Francesca Vives, acompañada por responsables de la asociación empresarial de la madera y miembros del jurado del XXII Concurs de Disseny del Moble de Manacor, concedieron el primer premio de la clase A (destinada a profesionales), dotado con 4.500 euros al mueble dispensario Welcome de Ricard Vila, de Igualada, por su funcionalidad y su adaptabilidad a espacios pequeños, el segundo premio, con un montante de 2.000 euros, fue a parar al palmesano Jorge Andrés Bibiloni por Bob, un banco de sistema constructivo sencillo y funcional, totalmente fabricado en madera, “con un diseño con un notable punto de exclusividad”, y de fácil producción y ligereza. En esta categoría se concedieron otros dos premios de 300 euros para un sofá-mueble de Vera Backsin y una estantería del barcelonés Juan Pablo Quintero, formada por una sucesión piramidal de ´y´, que es precisamente el título del diseño.

En la categoría B, destinada a los estudiantes de diseño, se llevó el máximo premio Across the hole una pasarela cubierta y exterior formada de láminas asimétricas que van cambiando el aspecto de la luz que se filtra en su interior, así como va cayendo el día. El segundo fue para Woodom, la imitación de un árbol con la copa plana a modo de parasol.

También se concedieron dos premios para los estudiantes de hasta 18 años, que fueron a parar a los diseños de Anthony Neitzke, de Artà, y al proyecto de Bàrbara Maria Nicolau, de Manacor.

Fuente: Diario de Mallorca 16/04/2009

 

 

Relacionados