La falta de apuesta por el diseño frena la exportación de muebles

El año 2007 ha supuesto un cambio de tendencia en las exportaciones de muebles. Por primera vez, tras cinco años de estancamiento, las ventas en el extranjero arrojan cifras positivas para el conjunto del mueble español con un aumento del 16,1%, según el informe anual de la evolución del comercio exterior de la Asociación Nacional de Industriales y Exportadores de Muebles de España (ANIEME).

El auge de la construcción, por especulativo, no contagió al mueble.

El crecimiento experimentado por el mueble valenciano, sin embargo, se mantuvo muy por debajo de esa cifra con un leve repunte del 0,5%, mientras Cataluña, primera comunidad exportadora de España, incrementó sus exportaciones en un 37,5%. ANIEME atribuyó ayer esa asimetría a la distinta tipología del producto. Mientras que en la Comunidad Valenciana domina el mueble clásico tradicional, Cataluña ha decantado su producción hacia el diseño vanguardista, que tiene mejor acogida en el mercado.

Con todo, el mueble valenciano supone el 22,6% de las exportaciones (3,5 puntos menos que en 2006), con 384,82 millones de euros de facturación, por lo que el crecimiento en su volumen “es muy importante”, aseguró ayer la directora de la asociación, Amparo Bertomeu, que presentó los resultados junto al presidente, Enrique Pérez Tortosa. La producción de mueble clásico ha desarrollado una mano de obra muy especializada y, en consecuencia, según Bertomeu, “difícil de cambiar de tendencia”, por lo que recomendó a los fabricantes que busquen nichos de mercado en países con demanda de este tipo de producto, como Rusia y China, y alianzas con el sector de la distribución para poder crecer.

Las exportaciones del sector del mueble en España suponen el 20% de sus ventas, y su principal mercado sigue siendo Europa, con Francia, Portugal y Reino Unido a la cabeza, donde todavía existen posibilidades de crecer por la capacidad adquisitiva del comprador y su disposición hacia el producto con valor añadido. Además, se perfilan nuevas áreas de desarrollo en Marruecos, Turquía o China.

Sin embargo, el saldo de la balanza comercial es negativo, ya que las importaciones han crecido un 30,8%, situando la tasa de cobertura en el 56%. En el caso de la Comunidad Valenciana lo hace en el 95,4%. Francia y Portugal son también los principales destinos del mueble valenciano, aunque los mayores crecimientos porcentuales se registran en Rusia, Ucrania, Turquía o Marruecos.

Respecto al futuro, la asociación auguró un crecimiento entre el 6% y el 8% en el primer semestre en base a la cartera de pedidos. Bertomeu se mostró convencida de que la caída de la construcción no afectará a la venta de muebles, del mismo modo que su auge no comportó un aumento en las ventas, ya que “el inversor que especula no compra muebles”.

Fuente: El País 05/03/2008

Relacionados

X