Ponle principio a tu cama

Existen gran variedad de cabezales Según el feng shui, el cabezal de la cama es esencial a la hora de aportarnos una sensación seguridad en nuestro descanso

Según el feng shui, una filosofía china que trata sobre las energías que se generan según la disposición de los elementos de la casa, el cabezal de la cama es esencial a la hora de aportarnos una sensación seguridad en nuestro descanso. Existen gran variedad de cabezales pero siempre tendremos que elegirlo de acuerdo a la decoración de nuestra habitación.

Según las necesidades que tengamos, podemos optar por un cabezal que esté formado por una única pieza o bien por uno que también posea las mesitas de noche ya integradas. De esta forma conseguiremos un acabado íntimo y acogedor.

Si lo que deseamos es un ambiente clásico, podemos optar por el tradicional cabezal de madera. En este tipo de cabezales confluyen una gran variedad de estilos: con láminas de madera, con formas redondeadas y más o menos clásicos ya que podemos encontrar desde cabezales estilo isabelino hasta recién diseñados. Es recomendable elegir, además del estilo, el color de la madera para que no desentone con el resto de colores. Si nuestra habitación está decorada en tonos oscuros resultará más coherente comprar un cabezal que siga con esa línea de colores. Si, por el contrario, el efecto que queremos conseguir es el contraste, será conveniente elegir uno mucho más claro.

El cabezal acolchado con botones, también conocido como “chester”, puede dar a nuestra habitación un aspecto moderno puesto que ha sido rescatado del pasado pero con colores mucho más vivos. Si lo unimos a una cama de piel que cuente con un juego de sábanas y colchas del mismo estilo, podremos obtener un resultado que recuerde al pasado pero con toque totalmente actual.

Los cabezales de forja son y una apuesta interesante y muy versátiles a la hora de combinarlos con los distintos estilos de dormitorio. Así, una composición atrevida pero cuyo resultado es excelente es combinarlos con muebles wengué. Aunque es desaconsejable si nuestro dormitorio no tiene unas dimensiones muy grandes puesto que podría quitar la sensación de amplitud.

Otra solución muy funcional es realizar un cabecero de obra. Así, también tendremos un lugar donde apoyar la lámpara de noche o los libros que estemos leyendo en ese momento. Es recomendable pintarlo del mismo color que las paredes de nuestro dormitorio para conseguir un resultado armonioso.

 

Relacionados

X