Vida en los pasillos

pasillos

Los pasillos son esos lugares de las viviendas que se suelen dejar más descuidados, sin percatarse de que también son importantes y debe cuidarse su decoración. Estos lugares de paso son un escaparate estupendo para poder mostrar recuerdos o fotografías que serán vistas por todas las personas que visiten la casa, y deben de estar en sintonía con el resto de la casa, puesto que es un lugar muy visitado.

Los pasillos estrechos resultan bastante complicados a la hora de organizar y pensar en su decoración. El espacio es escaso, y el tránsito obliga a no recargarlo. La zona tiene que estar bastante libre, sin demasiadas cosas por los suelos que impidan el paso y que haya que estar esquivando.

La elección del mobiliario puede resultar algo complicada, puesto que  a veces puede causar sensación de agobio si se recarga mucho, pero dejarlo vacío no es muy recomendable.  Son muchas las posibilidades para decorar un pasillo. Los espejos lo dotarán de amplitud, las plantas de vida y un bonito papel en las paredes puede aportar alegría. Las lámparas también darán un toque especial a los pasillos.

Otra buena opción es utilizar para decorar fotografías enmarcadas o dispuestas en hilera por las paredes. Pueden usarse fotografías artísticas o bien personales, en marcos pequeños que juntos formen una línea imaginaria, por ejemplo. Un pasillo puede de esta forma pasar a ser un lugar lleno de recuerdos.

Relacionados